Etiquetas

, ,

El dolor miofascial de músculos profundos a menudo pasa inadvertido por la dificultad en su diagnóstico y, porque en ocasiones, forma parte de otras patologías más complejas y severas.

Que es la Fascia

La Fascia, para todos aquellos que no estén familiarizados con el término (que todavía son muchos), o para los que han oído hablar de ello pero exactamente no saben a qué se hace referencia, es una parte fundamental del cuerpo humano. Concretamente la definición más habitual “es el tejido conectivo fibroso que recorre todo nuestro cuerpo, el cual rodea y penetra todas las estructuras de nuestro cuerpo con la finalidad de dar una continuidad y unión de los tejidos para mejorar la función y el soporte de los mismos”.

Las fascias, es un ejemplo palpable de como el organismo esta interconectado

No existe una única fascia, pese a encontrarse generalizada, encontramos que existen diferentes tipos. Unas superficiales y otras más profundas, a pesar de que esta terminología, está considerada como incorrecta por el Comité Internacional de Terminología Anatómica (FICAT)

Entre otras funciones las fascias inciden en:

  • Sostiene los músculos juntos y los mantiene en el lugar correcto.
  • Proporciona una superficie lubricada para que los músculos pueden moverse suavemente uno contra el otro.

FASCIA TENSEGRIDAD y BIOTENEGRIDAD

El termino Tensegridad viene del mundo de la arquitectura, de cómo se reparten las fuerzas al construir grandes bóvedas y cúpulas.

Nuestro organismo, a nivel estructural, también está sometido a campos de tensión y comprensión. Tomemos por ejemplo el sistema trabecular de la extremidad proximal del fémur. Encontramos los sistemas trabeculares se entrecruzan unos con otros para dar Resistencia; distinguimos lo siguientes fascículos:

  • Fascículo arciforme, por su forma de arco. Es un sistema lateral o de tracción, desde la parte inferior del trocánter mayor a la parte más baja de la cabeza.
  • Fascículo cefálico, desde la cabeza femoral hacia arriba; se entrecruza con el anterior constituyendo el “núcleo duro de Delbert” de la cabeza”
  • Fascículo trocantéreo (desde el trocánter mayor al menor) soporta fuerzas de compresión.

En 1977, el profesor Ingber, creo la teoría del equilibrio de fuerzas en la estructura celular, introduciendo el concepto de mecanotransducción 

Ello ayudaría a entender la tensegridad como mecanismo de señales reguladas por los mecanoreceptores del tejido conectivo, los cuales ayudan a las estructuras celulares a adaptarse al cambio al conseguir un equilibrio constante entre tensiones.

Cuando se genera una tensión en una parte del cuerpo, este responde a la adaptación mediante cambios en otras partes diferentes con la finalidad de conseguir un equilibrio constante. Para ello actua ejerciendo una compresión en las articulaciones y una tracción en la musculatura opuesta, tal como Pilat (2003) lo definió mediante el siguiente esquema.

Adaptado de Pilat (2003): Terapias miofasciales: Inducción miofascial. Ed. McGraw-Hill Interamericana

Síndrome miofascial

Muchos afectados por Fibromialgia y otras personas afectadas por dolores musculares musculoesqueléticos y contracturas que se etiquetan como tendinitis y dolores fibromusculares inespecíficos, están causados por  el síndrome miofascial.

El síndrome miofascial puede clasificarse según los cuadrantes afectados:

  • Regional ó general según llos cuadrantes afectados
  • Primarios que suelen ser debidos a sobre carga puntual (tendinitis, dolor en el cuello, hombro, lumbar, etc.)
  • Secundarios que vienen por otra causa médica (artritis reumatoide, osteoartritis, hipotiroidismo, escoliosis, fibromialgia)

Ejemplo en la localización de puntos gatillo

Causas: El sedentarismo,voluntario o forzado es una de las causas más incipientes en esta patología, puesto que la falta de tensiones hace que se inutilicen las capacidades básicas de adaptación muscular a los cambios.

De este modo se desprende el estudio realizado a pilotos de avión, del que se desprende que el 45% de ellos mostraban dolores miofasciales por inactividad.

  • INACTIVIDAD es una de las mayores causas de dolores miofasciales. Con la inactividad la musculatura dinámica se inhibe progresivamente y la musculatura postural se vuelve rígida e inflexible.
  • TRAUMAS. Contusiones, esguinces.
  • BIOMECÁNICA. Mala postura, escoliosis, mala ergonomía en el trabajo.
  • DEGENERACIÓN. Degeneración de huesos, músculos y articulaciones debido a la edad.
  • COMPRESIÓN DE LA RAIZ DEL NERVIO. Irritación del nervio lleva a la hipersensibilidad y al dolor.
  • ESTRÉS PSICO-EMOCIONAL. Ansiedad, aumento del sistema simpático, privación del suelo aumentan la fatiga, tensión muscular..
  • DEFICIENCIAS ENDOCRINAS Y METABÓLICAS. Insuficiencias de estrógenos y tiroides.
  • DEFICIENCIAS NUTRICIONALES. Vitaminas y minerales.
  • INFECCIONES CRÓNICAS. Virus y parásitos.

Tratamiento:

Existen tratamientos se puede conseguir reducir el número de puntos gatillo y bandas rígidas, disminuyendo el dolor. Requiere de un estudio detallado y personalizad del afectado, para determinar las mejores opciones.

  • Acupuntura e infiltraciones. Reduce el dolor y rompe directamente los puntos gatillo y los puntos sensibles. También segrega endorfinas que ayudan a aliviar el dolor.
  • Técnicas naturópatas y de fisioterapia para relajar el dolor muscular y contracturas
  • Terapia eléctrica. Mejora la circulación vascular para eliminar los productos inflamatorios.
  • Terápias vibracionales, restablece el equilibrio energético del organismo
  • Ejercicio físico. Para corregir los desequilibrios musculares, aumentar la masa y fuerza muscular y movilidad. Muy progresivo. Comenzar con ejercicios de relajación, movilidad articular y estiramientos suaves hasta que se vaya yendo el dolor. Continuar con ejercicios isométricos suaves y progresar hacia ejercicios de fuerza con poca carga y muchas repeticiones además de ejercicios aeróbicos para finalizar aumentando la carga. Incluir ejercicios de coordinación y equilibrio o estabilicación.
  • Medicación. Paracetamol o relajantes musculares.
  • Relajación y estiramientos. Es importante que el músculo vuelva a elongarse de forma normal. Relajación autógena de Schultz, relajación progresiva, activando los músculos antagonistas de donde se encuentra el dolor, para provocar una inhibición de estos agonistas.
  • Intervención psicológica. Reduce los niveles de estrés, ansiedad y ayuda a llevar mejor la enfermedad.
  • Terapia de calor o contrastes de calor-frío. Aumenta el flujo sanguíneo y la distensibilidad del tejido, reduciendo el dolor y espasmo muscular.

Bibliografia recomendada

  • Yap, E. C. (2007). Myofascial pain – An overview. Ann Acad Med Singapore, 36, 43-8.
  • Aaron LA, Burke MM, Buchwald D. Overlapping conditions among patients with chronic fatigue syndrome, fibromyalgia, and temporomandibular disorder.Arch Intern Med. 2000 24;160(2):221-7.
  • Cohen SP, Mullings R, Abdi S. The pharmacologic treatment of muscle pain. Anesthesiology. 2004;101(2):495-526.
  • Gerwin RD. A review of myofascial pain and fibromyalgia-factors that promote their persistence. Acupunct Med. 2005;23(3):121-34.
  • Bendtsen L, Jensen R. Amitriptyline reduces myofascial tenderness in patients with chronic tension-type headache. Cephalalgia. 2000;20(6):603-10.
  • Herman CR, Schiffman EL, Look JO, Rindal DB. The effectiveness of adding pharmacologic treatment with clonazepam or cyclobenzaprine to patient education and self-care for the treatment of jaw pain upon awakening: a randomized clinical trial. J Orofac Pain. 2002;16(1):64-70.
  • Polsonetti BW, Joy SD, Laos LF. Steroid-induced myopathy in the ICU. Ann Pharmacother. 2002;36(11):1741-4.
  • Aoki KR. Evidence for antinociceptive activity of botulinum toxin type A in pain management. Headache. 2003;43 Suppl 1:S9-15.
  • Foster L, Clapp L, Erickson M, Jabbari B. Botulinum toxin A and chronic low back pain: a randomized, double-blind study. Neurology. 2001;56(10):1290-3.
  • Fishman LM, Anderson C, Rosner B. BOTOX and physical therapy in the treatment of piriformis syndrome. Am J Phys Med Rehabil. 2002;81(12):936-42.
  • 10. Porta M. A comparative trial of botulinum toxin type
  • A and methylprednisolone for the treatment of myofascial pain syndrome and pain from chronic muscle
  • spasm. Pain. 2000;85(1-2):101-5.
  • 11. Medina Santillan R, Reyes Garcia G, Sanchez Mejia
  • JL, Mateos Garcia E. Dexamethasone alone versus dexamethasone plus complex B vitamins in the therapy of low back pain. Proc West Pharmacol Soc.
  • Estévez Rivera EA. Dolor miofascial. MEDUNAB Vol 4 No. 12 Diciembre de 2001. Disponible en: http://editorial.unab.edu.co/revistas/medunab/rev412.html
  • Guimberteau, J. C., & Armstrong, C. (2015). Architecture of Human Living Fascia: The Extracellular Matrix and Cells Revealed Through Endoscopy. Handspring Publishing.
  • Geenen R, Jacobs JW. Fibromyalgia: diagnosis, pathogenesis, and treatment. Curr Opin Anaesthesiol.2001;14(5):533-9.
  • Russell IJ. Síndrome de fibromialgia. En: Loeser JD, ed. Bonica. Terapéutica del dolor. Vol I, Parte III. Síndromes de dolor generalizado. México: McGraw Hill; 2003, 654-671.