Etiquetas

,

Esta navegando por la red un documento sobre la violencia de género, elaborado por la OMS y publicado en noviembre de 2012 Violencia contra la mujer, violencia de pareja y sexual contra la mujer.

Dicho documento contiene una referencia sobre la fibromialgia, concretamente la relaciona como una enfermedad a consecuencia del maltrato, por violencia hacia la mujer. Es precisamente y exclusivamente a esta relación causa – enfermedad a la que me voy a referir en este post, puesto que  entiendo que requiere una aclaración.

VAW_Prevelance

Inicialmente definir la violencia de género, como aquella que ejerce un hombre contra una mujer en un ámbito doméstico y/o intimo, es limitar mucho la nomenclatura a la realidad, puesto que dicha relación patológica y violenta puede existir tanto en las parejas homosexuales como heterosexuales, y asímismo la padecen mayoritariamente las mujeres, pero algunos hombres también. Por lo que preferiría denominarla de otra manera más genérica, pero no voy a polemizar sobre su nomenclatura actual, por lo que aclaro, en mi caso que dicho calificativo contiene la amplitud descrita. 

En que consiste en sí, la violencia de género.

La violencia de género es un mecanismo de control sobre la persona con quien se comparte de una forma u otra una vida afectiva íntima (pareja, matrimonio, noviazgo, amante, etc.).

Es una forma de buscar y/o ejercer el control de la pareja. Este control no solo se genera mediante agresividad física, existe otras formas mucho más silentes y dañinas, aquellas que anulan la personalidad y la voluntad, generando un control sobre la persona.

La anulación de la voluntad y personalidad, generán un aislamiento laboral, social y/o familiar.

Ciclo+violencia

Las formas de conseguirlo puede tener muchas gamas intermedias y complejas, yendo desde las más bastas como puede ser la violencia física habitual, en muchas ocasiones bajo el calificativo de “es para tu bien” y generalmente utilizada por el varón hacia la mujer pretendiendo ostentar la jerarquía de “macho alfa”  hasta las formas mucho más sutiles e intelectuales que pueden ser empleadas independientemente del sexo de los individuos que forman la “unidad” de relación afectiva. Esta forma suele realizarse mediante la repetición constante de criticas en forma negativa y en ocasiones incluso burlesca de todo lo que hace la otra persona, dándole la percepción de que lo hace mal y que se está ridiculizando. Para un “supuesto bien”, se justifica el maltratador a la vez que ejerce aplicación de castigos o enmiendas de falsos arrepentimientos bajo el comentarios del estilo “lo hago por tu bien, pero…” en el castigo, o en las ocasiones en las que adopta la forma de falso arrepentimiento “perdóname, es la última vez, lo siento, dame una oportunidad…” etc., etc.

De esta forma consigue aislar a la persona dominada de la familia, amigos, entornos sociales y acaban convirtiéndolos en muñecos, verdaderos “Zombies sociales”, incapaces de tomar decisiones por sí mismas y dependientes de la persona que los domina.

Esta situación, aunque mayoritariamente la padecen las mujeres, no podemos olvidar que también hay hombres que la sufren, los hombres maltratados también existen aúnque la presión y el Rol social hacen que estos sean aún mas invisibles.

La OMS, bajo la visión social y de presión feminista, solo relaciona una parte del concepto, aunque sea el más amplio, al centrarlo en la mujer y en determinadas capas sociales cuando hace referencia al nivel de los ingresos, omitiendo que el maltrato y la violencia de género está establecida, aunque de diferente forma, en todas las escalas y esferas sociales, unas mayoritariamente por violencia física, otras mediante el añadido de violencia intelectual, sexual y psicológica.

Relación de Maltrato y Fibromialgia (ampliado mas globalmente a las enfermedades e SSC en el documento de la OMS)

Encuentro que el documento, en cuanto a la mención que realiza sobre la Fibromialgia, entendiéndo la enfermedad como consecuencia en la salud por causa de la violencia de Género, es inexacta, por no decir errónea .

Esta relación de maltrato con la fibromialgia, es una calificación, como causa de la enfermedad, arcaica y desfasada. Se basa en unos postulados de los años 1990 por parte del CDC de Atlanta en el que imperaba el concepto de maltrato infantil, el estrés traumático y la violencia como una supuesta causa, sin entrar a valorar otras causas biológicas y/o biofísicas pese a las evidencias ya existentes en aquellos tiempos.

Dicha definición es contradictoria a las bases científicas actuales de la enfermedad. Tanto en el criterio del colegio de reumatología de los EEUU de América, como de la opinión de los expertos que han desarrollado los criterios Canadienses, como los últimos criterios internacionales.

No obstante, si analizamos las consecuencias secundarias de las enfermedades de Sensibilización Central SSC, encontraríamos que sí que puede existir dicha relación bajo otra perspectiva al entender que puedan conllevar, a la violencia de Género.

Es decir la Violencia de género no conlleva a la SSC, pero la SSC, si puede conllevar en algunos casos a la violencia de género.

Es conocido por los expertos en la materia de las enfermedades de SSC, que éstas conllevan  implícitamente una serie de manifestaciones tanto físicas, como psíquicas y mentales, como pueden ser entre otras el dolor musculo esquelético generalizado, limitación de actividad física, dolor en las relaciones sexuales y falta de estímulo a las mismas, déficits de memoria, falta de concentración, niebla mental, obnubilamiento y múltiples manifestaciones multiorgánicas que pueden superponerse de un modo intermitente y sin causa que lo justifique.

El hecho de que estas manifestaciones al ser estudiadas, por profesionales de la salud, no expertos en las enfermedades de SSC, con simplicidad y no encontrar referencias que justifiquen  las manifestaciones, hace que éstos profesionales, nieguen que existan causas biofísicas y/o bioquímicas que generen dichas manifestaciones, por lo que les otorgan un diagnóstico de patología psicoafectiva e incluso de voluntad de simular enfermedades.

Una consecuencia de este error diagnóstico e interpretativo de la patología implica la información defectuosa e irreal de las enfermedades de SSC tanto a nivel social como familiar, pudiendo acabar, en determinados núcleos familiares, patrones de conducta de violencia de género al igual que pueden percibir mobbing en lugares laborales y/o escolares, puesto que también hay niños y adolescentes afectados de estas patologías y sufren las mismas consecuencias.

Este hecho de desinformación de la enfermedad hace que el afectado reciba un trato de incomprensión de la realidad limitativa que sufre, no entender la falta de interés en las relaciones o pérdidad de interés por dolor, ante una injustificación, es fuente de dudas para el cónyuge, acrecentadas y reafirmadas por los actos médicos.

Si realizamos la valoración mediante bases científicas, encontramos que La fibromialgia, es reconocida por la OMS la y está catalogada como trastorno de los tejidos blandos con el código internacional del 2007 con el CIE10 M79.7.

Cabe destacar que la OMS va mucho más lenta en el reconocimiento y calificación de las enfermedades que la comunidad científica, pese a la dificultad y complejidad en realizar estudios e investigaciones en las SSC.

Los actuales conocimientos sobre la enfermedad, avalan que no existe vinculación directa de violencia de género como causa de fibromialgia. Las últimas investigaciones, como la realizada por el Dr. M.L. Loggia y publicada en la revista oficial del colegio de reumatólogos de los EEUU de América, concluye que existen causas biológicas y bioquímicas que les impide, a estos enfermos, percibir el dolor y generar maniobras de evasión y alivio del mismo, del mismo modo que la población de referencia normal con que se comparó. Los afectados de FM tienen mayor sensibilidad al mismo por afectación de determinadas áreas cerebrales, como es el área ventral tegmental (AVT) y la substancia gris periacueductal (SGPA). Ó como las realizadas por el británico Dr. J. Hollingsworth que relaciona alteración del pH del medio muscular debido a una causa vascular en el shunt arteriovenoso periférico, hecho que arrastra consecuencias tipo ficha de dominó en la vascularización cerebral y en diversos órganos, lo que justificaría las manifestaciones multiorgánicas oscilantes.

Así mismo la OMS y la mayoría de los profesionales de la salud, se basan en unos criterios desfasados del año 1990, La demora en la actualización de criterios genera precisamente el desfase puesto que el informe de violencia sobre la mujer lo revisa en el año 2013 omitiendo los nuevos criterios de consenso del colegio americano de Reumatología del 2010 que considera erróneo como se determinaban las variables para el diagnóstico de la enfermedad en anterioridad.

Hay que tener en cuenta que una persona afectada por SSC, es mucho más susceptible a las agresiones

d5snpgwg

Una persona con Fibromialgia, tiene menor resistencia al estrés. Esto es comprensible si entendemos que existe una patología en el sistema nervioso central SNC, tal y como indican los últimos estudios obtenidos mediante diagnóstico por la imagen.  Este hecho causa ya de por sí una respuesta mucho más sensible al estrés ante situaciones habituales. Ante el hecho de estar sometidos a un estrés mayor y constante, la respuesta es aún mayor y más exacerbada, con lo que aumentan los cuadros de dolor, superposiciones de manifestaciones multiorgánicas  y mayor obnubilamiento cerebral, alteración de la memoria, concentración, a la vez que generan cuadros de depresión secundaria a la enfermedad.

Toda esta situación retroalimenta aún más la condiciones externas que fomentan este aumento de estrés sostenido, entrando en un bucle que incluso puede llevar al suicidio de la persona afectada, puesto que nadie aporta explicaciones, información y formación a su entorno, que favorezca la ruptura del circulo en que se ve atrapado el enfermo.

Existen autores que defienden la existencia de diferentes tipos de fibromialgia (subgrupos) y que en algunos de ellos los asocian a cuadros depresivos y a malos tratos bien en etapas infantiles, bien de adultos, a los que también se les califica como Pseudofibromialgia, pero no existe evidencia científica que lo ratifique.

Posiblemente, muchos casos de violencia de género causadas por desconocimiento de las enfermedades de SSC, se evitarían si existiera una mayor divulgación de las mismas y de sus peculiaridades. Mantenerse en unos criterios desfasados hace que quienes los mantienen también sean responsables de actitudes violentas tanto en el ámbito doméstico como laboral y escolar.

Subestimar las enfermedades de SSC, también pudiera ser una forma de violencia de género contenida, al ser una mayoría de los afectados del genero femenino y subestimar las manifestaciones de la patología

Un paciente con enfermedades altamente debilitantes y limitativas, que no es reconocido como tal y no percibe una asistencia personal y familiar adecuada, es una fuente potencial de conflictos que puede explotar en cualquier momento como una bomba de relojería.

 Quisiera explicitar que estoy en contra de todo tipo de violencia, sea cual sea y que este artículo puede ser polémico si se mal interpreta, hecho que no es mi intención, sino que pretende ser un puro análisis de un error mantenido sobre los posibles orígenes psicológicos y consecuencias de las enfermedades de SSC.

Anuncios